domingo, 10 de agosto de 2008

Hechizada

Tal vez ella no pensó, pero cada día se siente más hechizada por esos ojos marrones, grandes y profundos que la miran con tal ternura... Se le hace difícil detener la oleada de cariño que él le produce en el corazón y, que de a poco le invaden buscando un lugar privilegiado. Sí, él, un tanto peleador y contrera, sí, él el tierno, sensible y cariñoso, él la va hechizando y conquistando con un polvo invisible: Amor. Un polvo tímido, pero al mismo tiempo audaz, porque el se arriesga a vivir con ella, se juega a compartir cosas y a involucrarse, a pesar de que él diga: "no vale enamorarse", lo que él más desea es ser querido, aceptado y adorado. Es un polvo mágico y transperente, porque cada vez que lo ve le rocea encantamientos en pequeñas dosis, pequeñas, pero ¡qué eficaces!.

2 comentarios:

[*] dijo...

Lástima que, a veces, el hechizo es de mentira. Es cierto: no vale enamorarse. :(
Me gustó este post, Samara. Me alegro mucho de que sigas escribiendo.
PQ

Samara Peterson dijo...

Que pena que pienses eso PQ, son riesgos...Algún día te irá bien